Lección de fotografía para vender tu casa

Tomar fotos de tu casa no es tan fácil como parece. Los marcos de las puertas pueden salir atravesados o los reflejos de los espejos pueden afectar la calidad de la foto; a veces es complicado capturar una habitación en todo su esplendor. Si vas a vender tu casa por internet, las fotos son un elemento principal en el que debes pensar, estos tips te van a ayudar para que las tomas sean atractivas y muy útiles.

Antes de que fotografíes

Si quieres fotos de calidad necesitas invertir en una buena cámara, pero esto no quiere decir que te compres el equipo fotográfico más moderno y costoso. Cualquier cámara compacta con al menos cinco megapíxeles va a producir muy buenas fotos. Si quieres invertir un poco más y tienes conocimientos sobre fotografías, una SLR digital de lentes intercambiables te da una mayor amplitud de posibilidades. Un trípode también es un equipo que será muy útil a la hora de tomar fotografías muy bien enfocadas.

Recuerda que quieres mostrar el espacio de tu casa, no lo que hay ahí dentro. Asegúrate que el lugar esté limpio y despejado sin objetos distractores como juguetes o imanes de refrigerador. Si esto hace que tu casa se vea poco acogedora, puedes incluir flores frescas y coloridas que le den un toque atractivo al lugar.

Mientras fotografías

Usa toda la luz natural que sea posible; abre las cortinas y enciende las luces para hacer que las habitaciones luzcan más brillantes y abiertas. Usa el flash frontal de la cámara lo menos posible porque este crea sombras y reflejos en los espejos y vidrios de las ventanas que son muy poco atractivos. También, deberías evitar tomar fotos en días lluviosos o de noche porque hacen que tus fotos salgan oscuras y melancólicas. Para el exterior, toma fotos en días con un poco de nubes para que el sol no produzca sombras muy oscuras y duras sobre la fachada.

La mejor forma de mostrar una habitación para vender tu inmueble es fotografiándola desde una esquina o desde la puerta para incluir tanto espacio como sea posible. Esto hace que el lugar parezca mucho más espacioso. Cuando fotografíes el exterior de tu casa, hazlo desde un ángulo lateral en vez de hacerlo de frente, esto ayuda a que los compradores pueda apreciar la profundidad y el tamaños de ésta. Trata de evitar objetos externos que puedan crear sombras sobre la fachada como tubos, postes o cables.

La idea es hacer que tu casa luzca tan bien como sea posible a los ojos de los compradores, no que parezca algo que no es. Por ejemplo, una foto tomada con un lente amplio puede hacer que tu habitación se vea exageradamente grande. El posible comprador estará decepcionado y probablemente irritado cuando vea el sitio personalmente ya que no se parece a lo que observó previamente en las fotos

Las cámaras digitales te dan la libertad de poder tomar todas las fotos que quieras. Así que puedes tomar muchas de ellas. Experimenta con diferentes ángulos y distintas configuraciones de cámara y toma todas las que se te ocurran. Luego revisa las fotos y escoge las que mejor representen tu casa.

Luego de fotografiar

Luego que has escogido tus fotos seguro te darás cuenta que algunas necesitan retoques. Quizás tu sala está un poco oscura o la foto del exterior está enmarcada con unos cables de teléfono. Existen muchos softwares libres en línea que son fáciles de usar y que te pueden ayudar a retocar y reajustar las fotos. Recuerda que quieres mostrar lo mejor de tu casa, así que trata de que no parezcan algo que no es.

Úsalas para elaborar un anuncio bien atractivo. El mejor complemento para las fotos de alta calidad que tomaste es una descripción llamativa que le idea una idea al posible comprador de lo que está viendo en las fotos para que así quiera ir a ver el sitio personalmente.

Tomar fotos geniales de tu casa es un aspecto muy importante a la hora de vender tu propiedad por internet. Si las fotos están mal tomadas o son de mala calidad, el comprador no podrá apreciar el esplendor de tu hogar. Para algunas personas, si la propiedad no es lo suficientemente llamativa en fotos, ni siquiera de molestan en visitarla.